20060709

Cuba, 1991.


En un diario de viaje o en una cajita de memorias encontrar imagenes, palabras, nombres, monedas, billetes, dibujos, secretos y amantes... enrredados entre polvo, pelitos y papel.

5 comments:

nicolececilia said...

:D me encantan las cajitas de tiempo amontonadas en los clósets...

Anonymous said...

cajas de tiempo, cajas peligrosas

Ana María Fuster said...

Me llevaste a un viaje por los recuerdos y los sueños, una cajita de memorias, es maravilloso en todo el explendor de la palabra.
Un abrazo
y gracias por visitar mi blog

Soraya Marcano said...

Las cajas de memoria nos dan la ilusion o la esperanza de poder revisitar lo vivido.

Anonymous said...

Despues de la mirada está el silencio y la imagen del sueño inconquistado y la necesidad de la consecusión de esa meta intangible y amorfa. Debemos soñar con una gota de vida y un impulso que nos pasa rosando y no entendemos que está ahí, que lo dejamos ir...sin saber.